Sustrato ecológico para huertos de balcón o terraza


Entonces…. ¿qué sustrato le pongo?

Esta es la pregunta que nos hacen muchos de los alumnos que acuden a los cursos de huerto ecológico de Corazón Verde y que quieren crear un pequeño huerto en casa para cultivar hortalizas, aromáticas o plantas culinarias.

En el mercado existen numerosas ofertas de sustratos, algunos con el sello de producto ecológico pero antes de lanzarnos a comprar uno de ellos, creo que es interesante conocer algo más de los materiales que pueden servir para llenar macetas, jardineras o mesas de nuestros cultivos.

En primer lugar es importante recordar que, dentro del paradigma de la agricultura ecológica y sostenible,  el sustrato ideal es el que está formado por materias primas de origen natural, renovables, producidas localmente, con procesos de fabricación respetuosos con el medio ambiente y socialmente justo. La verdad es que estoy pidiendo mucho, ¿verdad?, pero no, se pueden encontrar sustratos con estas características e incluso los podemos fabricar nosotros. Sólo hace falta preocuparse por el origen de lo que compramos, preguntar al dependiente que nos informe sobre las características de lo que hay dentro del saco, investigar sobre iniciativas de emprendimiento que puedan estar surgiendo a nuestro alrededor y realizar una compra consciente y comprometida. Insisto, la opción de hacerlo nosotros también es muy interesante y sencilla.

La lista de materiales que pueden servir para crear un sustrato ecológico o que forman parte de los sustratos comerciales es amplia. Los que tienen un origen orgánico son:

  • Compost: este producto se obtiene de la descomposición de material vegetal (restos de cosechas y de poda, restos orgánicos de casa, etc.) y estiércoles, fundamentalmente, a través de procesos de fermentación aerobia (en presencia de aire), originando un material estable y adecuado para la nutrición del suelo y de las plantas. La clave para saber la calidad de un buen compost es que tiene que oler a tierra de bosque después de una lluvia. La mayoría de granjas ya venden sus estiércoles compostados y existen pequeñas empresas que producen compost a nivel local por toda la geografía española. Se trata de localizar a estos pequeños emprendedores. También está la opción de hacer nuestro propio compost casero con los restos orgánicos de casa y/o del jardín.
  • Lombricompuesto o humus de lombriz: se produce en granjas donde se cría principalmente la lombriz roja de California (Eisenia foetida) y está formado por los desechos de ellas después de haber ingerido material orgánico (estiércol y/o restos vegetales) frescos o ligeramente compostados. Es un material estable que aporta nutrientes de forma equilibrada, es muy rico en flora microbiana, enzimas y sustancias que mejoran el sistema inmunitario de las plantas. Es muy fácil criar esta lombriz en casa y no hace falta mucho espacio para hacer un lombricario adaptado a nuestras necesidades. En otro artículo hablaré de este tema con mayor profundidad y si estás interesado en adquirir un pequeño núcleo de lombrices, contacta conmigo y te ayudaré con ello.
  • Fibra de coco: proviene de la fibra que se desecha en las fábricas de pelado de cocos. Es un subproducto que hasta no hace mucho, se amontonaba y se quemaba. Afortunadamente se descubrió su potencial para usarlo como sustrato renovable, alternativo a la turba rubia. Es un material interesante para aportar esponjosidad a nuestro sustrato y evitar el encharcamiento y la asfixia de las raíces. Su pega es que viene de muy lejos, se produce principalmente en Asia.
  • Turba rubia y negra: son materiales formados por la descomposición parcial de restos de plantas en zonas pantanosas y frías. Para la formación de la turba hacen falta cientos de años y se encuentran en zonas de elevado interés ecológico. Por ello se le considera un producto no recomendable para la elaboración de sustratos ecológicos.
  • Fibras vegetales: restos de la poda de palmeras, de plantas como el cáñamo, lino, yute, etc. Estas plantas tienen una fibra que se descompone con mucha lentitud y que podría mezclarse para elaborar sustratos. Este es un campo interesante para experimentar.
DSCF3331a

Componentes importantes para un sustrato ecológico

 

 

Los materiales de origen inorgánico interesantes pueden ser:

  • Tierra vegetal: con este nombre se define a la tierra tierra, la que hay en el jardín, en los campos de cultivo y en la que hay debajo del asfalto o del cemento. Es muy interesante aportarla en pequeñas cantidades a nuestro sustrato. Nos aporta minerales, flora microbiana autóctona, arcilla que nos ayuda a retener agua y nutrientes y evita que el sustrato se quede demasiado esponjoso y se seque con facilidad. No es conveniente que supere el 5% del total de la mezcla.
  • Ceniza y harina de rocas: aportan básicamente minerales y es conveniente aportar en pequeñas cantidades, alrededor del % del volumen total.
  • Zeolita, arlita, perlita y vermiculita: rocas y minerales de origen natural que básicamente evitan la compactación del sustrato, retienen agua  y aportan pequeñas cantidades de minerales. Se aportan en cantidad no superior al 2-3%. No suelen ser de origen local.
DSCF3339

Complementos minerales para añadir al sustrato

 

Una vez realizado este pequeño recorrido por los diversos materiales disponibles, viene la pregunta: ¿cómo y con qué hago la mezcla?.

Usaremos como elementos principales del sustrato el compost, el lombricompuesto y la fibra de coco. El resto como complemento y en pequeñas cantidades. Un buena mezcla para hortalizas de primavera-verano podría ser:

  • 45% de fibra de coco
  • 30% de lombricompuesto o humus de lombriz
  • 20% de compost bien maduro (8-9 meses)
  • 4% de tierra vegetal
  • 1% de ceniza y/0 harina de roca

En caso de cultivar hortalizas en otoño o plantas aromáticas, medicinales o culinarias, los porcentajes podrían variar:

  • 55 % fibra de coco
  • 30% de lombricompuesto
  • 10% de compost bien maduro (8-9 meses)
  • 4% de tierra vegetal
  • 1% de ceniza y/0 harina de roca

En caso de cultivar varios años seguidos en el mismo recipiente, el volumen del sustrato irá disminuyendo. Cuando se vaya a rellenar es conveniente aportar sobre todo los materiales que más fácilmente se degradan o se absorben que por orden de mayor a menor cantidad a rellenar sería: lombricompuesto, compost, fibra de coco, ceniza y harina de rocas y, por último, tierra vegetal. Como referencia, el sustrato debe tener siempre el mismo aspecto que cuando lo hicimos al principio. En invierno le aportamos algo más de fibra de coco para evitar encharcamientos y en verano algo más de compost y lombricompuesto.

DSCF3315a

A mayor finura de las partículas de la harina de roca, mayor cantidad de minerales asimilables para la planta

 

Si no se dispone de compost o lombricompuesto se pueden sustituir uno por otro. La fibra de coco puede ser sustituida por turba rubia y si no se dispone de ceniza o harina de roca, se incorpora un poco más de tierra vegetal, compost o lombricompuesto.

Si se compra un sustrato comercial, se puede mejorar aportando algunos de los materiales anteriormente detallados, que no lleve en su composición.

Espero haber aportado algo de información útil y no haberos liado mucho con la proporción de las mezclas. Lo mejor es que vayáis probando y seguro que conseguiréis dar con la mezcla ideal que se adapte perfectamente a vuestras condiciones de cultivo.

Como último consejo quisiera hacer hincapié en la importancia de los hongos y bacterias como parte importante de la fertilidad del sustrato y la nutrición de nuestras plantas. Cuando incorporamos tierra vegetal, humus o compost, estamos inoculando estos microorganismos. Si regamos con agua del grifo es conveniente dejarla reposar en un recipiente abierto un día antes de regar para que el cloro se evapore y así respetar la vida microbiana del sustrato.

Y si queréis conocer algo más de los hongos y bacterias beneficiosos para el suelo y las plantas y aprender a reproducirlos, os invito al taller que impartimos periódicamente en Corazón Verde (más información en www.corazonverde.org).

Acerca de José Antonio Esteve Roch

Hijo de padres agricultores, llevo viviendo la tierra desde que nací. Las causalidades de la vida me llevaron a estudiar Ingeniería Técnica Agrícola. Después de una época trabajando para el negocio de agroquímicos, mis raíces me recondujeron por el camino de la sensatez y, de forma autodidacta, comencé a conocer y respetar la tierra y la vida que crece en ella. También nací con vocación para enseñar y ello me hizo trabajar como profesor y monitor en proyectos de inserción socio-laboral de personas en paro, con discapacidad o grupos con riesgo de exclusión social (cursos de formación ocupacional, escuelas taller, talleres de empleo, talleres de formación e inserción social, etc). Actualmente, soy miembro del Centro para el Desarrollo Humano Sostenible "Corazón Verde" Soc. Coop. Val. Cooperativa sin ánimo de lucro en la que impartimos formación relacionada con la educación ambiental y el desarrollo humano sostenible en el sentido más amplio de sus significados. Formamos a personas que quieren crear un mundo mejor para todos. Cada socio está especializado en una o varias áreas. Yo en la de Agroecología y Jardinería ecológica. Actualmente colaboro en varios proyectos de huertos urbanos ecológicos y asesoro a fincas que cultivan en ecológico. Soy feliz con lo que hago y siento que transito por el buen camino.
Bookmark : permalink.

4 reacciones a Sustrato ecológico para huertos de balcón o terraza

  1. emilia dice:

    muchisimas gracias!! es una información necesaria y está expuesta de una forma fácil y esclarecedora. Me encanta este blog.

  2. Pingback:Plantas silvestres comestibles: las collejas « Etnobotánica

  3. JOSEFINA HERNANDEZ FRANCES dice:

    Hola, me ha parecido muy interesante este artículo. Me apuntaría a todos vuestros cursos, pero económicamente me es imposible. Intentaré asistir a alguno. Gracias por existir y estar ahí, hace que no perdamos TODA la esperanza……

    • José Antonio Esteve Roch dice:

      Gracias por tus palabras.

      Si deseas recibir notificación de los artículos que vayan apareciendo, puedes suscribirte al blog pinchando en la pestaña superior izquierda.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *